Balance Escocés o Farewell

Estándar

Me había propuesto hacer una entrada por cada mes en Escocia y ya me he saltado una, he estado muy liada quejándome del tiempo todo el rato en lugar de escribir… ¡Casi!

mary-poppins-level-of-wind

Escenificación de un día cualquiera en Glasgow (Fuente: Mary Poppins) 

Estoy en el aeropuerto de Edimburgo a punto de volver a España y voy a aprovechar este momento para hacer balance de mi estancia en este país TAN al norte. Eso, y que estoy relajada porque ha sido Navidad hace un rato cuando EasyJet me ha facturado gratis una maleta más, sospecho que por la cara de disgusto que he puesto cuando me han dicho el retraso que llevaba el vuelo -En realidad, ya antes de salir de casa Google me había avisado de esto, pero había que poner un poquito de drama al asunto -.

Pues ahí voy:

Lo que NO echaré de menos de Escocia:

  • La lluvia con viento: porque la lluvia todo el rato, es mal. Pero la lluvia con viento es implacable, no hay manera de no mojarse: llueve de arriba, de un lado, del otro…
  • A mi bici. He tenido que volver al freno original de las bicis: las zapatillas del conductor.
  • A los precios.
  • Al frío que hace en todos lados pero particularmente en mi habitación.
  • A que muchas veces ni se haga de día.
  • A que no haya sol.
  • Al chaval chino que se sienta detrás mío en la universidad y que nos deleita con todo tipo de sonidos: eructos, chascar de dedos, ruidos rumiantes y pedos. No me malinterpretéis, es que estoy preocupada por su sistema digestivo.
HomerSimpson-Belch

Yo me siento en la silla esa marrón que se ve al fondo… Y NO me pierdo nada

  • A la gente que no es capaz de seguir una línea, más o menos recta, en la piscina de la universidad e invaden todo el rato tu espacio.
  • A las bolas de pelos gigantes que pasean por el fondo de la piscina de la universidad.
  • Cuando me cruzo con alguien por la calle o por el metro o por cualquier sitio y no sé a qué lado echarme si a izquierda o a derecha – que estos no son nada consistentes con lo de conducir por la izquierda-.
  • Que me pregunten todo el rato mi edad pero, y digo yo: ¿qué os importa, cansinos?
  • Que me pregunten todo el rato por mi nombre y mis apellidos. Estoy a muy poquito de empezar a inventarme una historia alternativa implicando a caballeros Templarios, a Lola Flores, la Virgen del Rocío y al Chuli, el Pai y el Cabra. Y si no, ¡al tiempo!.
  • A que no gane nada la selección en ningún deporte… menos en tenis.

Lo que SÍ echaré de menos de Escocia:

  • Al bedel de la universidad que me vacila constantemente. Reconozco que el tipo es ingenioso, incluso cuando no entiendo más de un 60% de lo que me dice en glaswegian.
  • Las asiáticas de bañadores imposibles que vienen a la piscina a planear pasos para un futuro grupo pop. Me molestan cuando nado, pero les he cogido cariño.
SailorMoon

NO exagero nada cuando os digo que llevan estos vestiditos pero para bañarse en la piscina

  • A los que venden patatas fritas con queso y salsa de ajo debajo de mi casa y que, por más que voy, cuando ya creo que tengo la situación bajo control, siempre me hacen alguna pregunta rara que no entiendo.
  • A mis compañeros de piso.
  • A mis compañeros de balonmano.
  • A mi mejor amigo “el cajero del Lidl” que siempre vela por mi bienestar y si ve que el bacon tiene color raro aún estando en fecha o que los tomates no cumplen sus requisitos de calidad, me invita a ir a por otros y hace esperar a toda la cola hasta que vuelvo.
  • A que se crean que tengo mucha menos edad de la que tengo.
  • A que me pregunten por el origen de mi pelo como si fuese paseando a una mascota.
CurlyHair1

Vosotros aquí veis una persona. Yo veo una simbiosis: humano + pelo

  • Las Highlands.
  • A que los pistachos sean baratos en comparación con… casi todo lo demás.
  • A los 3452 diferentes sabores de patatas fritas… que, por supuesto, no he probado porque son veneno para mi cuerpo serrano.
  • Los chorrocientos parques con agua ‘everywhere’. Y es que, ¡cómo se nota que soy de interior!
  • A los pelirrojos. Especialmente a los que niegan que lo son.
ginger_I am not

¡Angelicos!

  • A mi vecino el de abajo obsesionado con hablarme del Valencia C.F. de “El Piojo” López, Mendieta, Kily, Gerard y Farinós. ¡Vamos!, ni que hubieran ganado una Champions League 3-0 en el Stade de France alguna vez.
  • A contestar a algo diciendo: “I, aye, I, aye” en bucle.
  • A enfrascarme en discusiones, como fan del Celtic F.C. que soy, con seguidores del Glasgow Rangers en cualquier sitio y acabar diciendo con acentazo español: ‘fucking protestants!’ 
  • A mi juego mental inventado cuyo objetivo es tratar de identificar británicas con una Spice Girl. 
SpiceGirls-WannaBe

Dentro de TI hay una Spice Girl. Si lo deseas… ¡Brillará! (Fuente: Bertín Osborne)

Reflexión de hoy:

Escocia es muy bonita y los escoceses son guays, pero si vienen de vacaciones a España será por algo.

Anuncios

Buscando Gingers o Desmontando a los Escoceses

Estándar

Hola a todos.

Os sigo escribiendo desde el país con dos estaciones: Invierno y Junio (siento el chiste malo, pero es una reproducción exacta del que usan aquí).

Os he de confesar, que desde siempre me ha alucinado mucho la evolución. O sea, que se den las circunstancias de que en el mismo momento se junten una serie de elementos y de ahí, se creen unos bichos en el agua y luego haya unos mamíferos y luego haya unos monos y luego nosotros y luego resulte que no contentos con eso, unos seamos negros, otros con ojos azules y otros pelirrojos. Siendo esto así, una de las cosas que tenía yo mucho en la cabeza (bueno, y porque vi ‘Brave’ en su día) es que Escocia, es la primera nación del mundo en población de pelirrojos. Ser redhead o gingercomo dicen aquí– es genéticamente complicado, pero ya rizar el rizo es ser pelirrojo con ojos azules, dicen que esta es la combinación más rara del mundo… ¡Y AQUÍ LOS HAY! (se comenta por ahí, que no los he visto aún).

Mapa de incidencia de pelirrojos en el mundo.

Distribución de pelirrojos en el mundo

Pues con todos estos datos absurdos me planté yo aquí en Escocia. Este año decidí pagar un poco más por la habitación pero no arriesgarme a compartir con chinos (“¡un beso a todos los chinos limpitos del mundo!, a ver si nos conocemos que de momento, no he tenido el placer”). Así que, tengo dos compañeros de piso: un portugués y un escocés.

Al pobre portugués ya le han caído varios comentarios de británicos haciendo referencia a Portugal como si de una provincia de España se tratara (los británicos, en general, no están muy puestos en países que no forman parte de la Commonwealth).

En lo referente al escocés, se dio la maravillosa circunstancia de que fue al primero que vi cuando crucé el umbral de la puerta de mi nueva casa. Y claro, pensé para mí: “¡Buah! acabo de llegar y ya conozco a un pelirrojo, a esta maravilla de las casualidades“. En cuanto tuve oportunidad, hice referencia a esto varias veces con él mismo y le hablé, de la gracia que me hace conocer a pelirrojos en la misma tierra donde se “inventaron” los pelirrojos. El chaval no me decía nada y me cambiaba de tema. En fin, que después de 4 días, mi propio compi me dijo: “mira, que yo no soy ginger. Soy rubio. Y además, que no me gusta que me digan pelirrojo…porque soy rubio”. Debió ver la decepción en mi cara y me explicó que en estas latitudes hacen muchas bromas de gingers todo el rato y que él no se puede permitir ser pelirrojo, que lleva mucho años ya metiéndose con ellos.

Y esto es lo que se mandan en los grupos de WhatsApp escoceses

Muestra de lo que puede verse a diario en los grupos de WhatsApp escoceses.

Pues después de esta primera decepción y de tratar de entender en qué momento perdí la capacidad de distinguir colores de pelo, apareció el siguiente pelirrojo, amigo de mi compañero de piso. El cual, por supuesto, negó que fuera pelirrojo. La explicación que daba es que él tiene la barba pelirroja pero es “rubio” de pelo –rubio anaranjado, añado yo-, lo cual –por lo visto aquí– convalida a rubio. Claro, yo le pregunté que la frontera esta de cuándo uno es pelirrojo o rubio es un poco difusa (bueno, vale. Igual no fue así la pregunta, que la hice en inglés) y me dijo que la clave es que tus padres sean pelirrojos. Pero vamos, que con saber si los padres lo son o no estamos en las mismas.

Otro dato absurdo que os voy a dar sobre Glasgow, es que es conocida por tener la esperanza de vida más corta de todo Reino Unido. Y, a ver, no nos engañemos: no es por tener los niveles de polen muy altos en primavera. Aquí el alcoholismo es un súper problema. Se beben pintas sin pestañear y muchas seguidas sin ir al baño – lo que también nos permitiría hablar sobre la capacidad de su vejiga, equiparable al fondo del bolso de Mary Poppins-. Porque ya no es que sea cerveza, es que si bebieran la misma cantidad de agua tendrían que ir igual al baño, digo yo.

Pero, la parte buena es que son autoconscientes y este mes de octubre comienza lo que llaman: ‘October Sober‘. Es una especie de 12 meses, 12 causas que anuncian continuamente en la televisión. Consiste en que, por lo menos, pasen un mes al año sin beber alcohol. Forman una comunidad, hay donaciones y, de vez en cuando, se llaman entre ellos ‘héroes’ por permanecer sobrios.

GoSober-300px

La lista de beneficios que plantean por estar sobrio, no tiene desperdicio

Tras el primer rechazo que me produjo esta situación y tras “disfrutar” del final del verano aquí entendí que, oye, si beber tanto alcohol les permite ir en manga corta a 15 ºC (ó 59 ºF) por la calle, pues igual vivir notando menos frío y morir jóvenes les compensa.

Irn+Bru

Esta es la bebida sin alcohol preferida de los escoceses. Mirando los ingredientes os confirmo que mejor que tomaran Whisky

Finalmente, y volviendo al tema de la evolución. Por mucho que se metan con ellos, los pelirrojos son la consecuencia de vivir en un lugar tan septentrional: ¡son capaces de generar su propia vitamina D sin necesidad de que les dé el sol! (que es algo que, ahora mismo, envidio terriblemente). Y, la prueba definitiva de esta súper adaptación es que, si no fuera así, ¿de qué iba a ser Chuck Norris pelirrojo?, ¿eh?. ¿DE QUÉ?.

Reflexión del día:

No es pelirrojo todo lo que reluce