The Comeback o La Becaria Emitiendo en Directo desde “los States” II

Estándar

¡La becaria ha vuelto! Y por partida doble: no sólo vuelvo a escribir un post (que desde los Oscars no pasaba por aquí) sino que además os escribo desde Boston < Massachusetts < Estados Unidos de América < la Tierra. Ciertamente, debo un par de entradas (off-topic) previas a este hilo que comienzo ahora, pero bueno, esta amenaza se consumará más adelante.

Una vez más, y ya van 3 seguidas -‘third year in a row, que decimos los americanos -, he engañado a un montón de gente y me he plantado de nuevo en USA. Y además, en la misma ciudad que hace dos años. Lo único que he cambiado es la universidad (por aquello de que no fuera todo igual – y porque siempre es más fácil engañar a gente nueva, también os lo digo -): en 2014 estuve en MIT y ahora, visito Harvard.

La primera cosa de la que me di cuenta mientras yo misma le daba señas al taxista de cómo ir desde el aeropuerto a mi nueva casa porque se había dejado las gafas y no veía el GPS – y es por esto, que Uber y Lyft y su sistema de rating de conductores en este país es necesario – es que Boston estaba igual que lo dejé – quizá con unas docenas menos de Bancos Santanderes y unas docenas más de boquetes en el asfalto de las calles – . La otra cosa de la que me di cuenta es que si llevas un visado en el que pone Harvard University, la gente es como más agradable – como si fuera yo una persona diferente a si no pusiera eso -. Y es que esta vez, a pesar de ir más morena, no me pararon dos horas de manera totalmente injustificada en la cola de la policía fronteriza al aterrizar. En esta ocasión, y como aprendo de los errores, insistí mucho en que escribieran bien mis dos nombres y tres apellidos a los de la policía fronteriza, que no quería andar de jaleos de nuevo.

giphy

Gente ‘random’ cuando se entera de que están hablando con alguien que está en Harvard

Recuerdo ser pequeña, y no sé porqué – entiéndase que esto es un eufemismo para decir: por la tele -, saber que Harvard era una muy buena universidad. Y además, en una época en la que yo no tenía muy claro cómo era eso de que Reino Unido, Inglaterra, Irlanda y Estados Unidos no fueran nombres para un mismo sitio: ése sitio donde la gente hablaba el idioma de Muzzy – y no vayáis de guais, porque en la mente de una niña que desconoce el imperialismo, que la gente que hable el mismo idioma viva junta tiene todo el sentido del mundo -. 

Muzzy

Muzzy o la explicación a por qué desde siempre he dicho ‘cookie’ y eso de ‘biscuit’ me parece una pijada (Fuente: BBC América)

La universidad tiene este nombre, porque resulta que hace casi 400 años un señor clérigo (John Harvard) dejó toda su biblioteca y 779 libras en herencia a lo que entonces era una pequeña y casi recién inaugurada universidad de Nueva Inglaterra. Esto me invita a reflexionar sobre lo que son las épocas: a mí ahora mismo me dicen que me van a rendir pleitesía como a John durante tantos años, y les dono las 779 libras sin pensármelo dos veces. Y mi biblioteca entera, eso sí, ya es tarea suya lo que decidan hacer con todos mis libros de alto calado intelectual, entre los que se encuentran: ‘El Psicoanalista‘, ‘La Catedral del Mar‘ – que me lo leí pensando que sería “el Hacendado” de ‘Los Pilares de la Tierra‘ y con menos de la mitad de páginas – y todas las partituras del álbum ‘Palabra de Mujer‘ de Mónica Naranjo – mejor no preguntéis -. 

IMG_20160904_155506

La becaria mirando anonadada las hordas de turistas de todo el mundo que pasan a fotografiarse con la estatua del bueno de John

El primer día que fui a recoger mi  carné universitario – una vez más salgo con careto de jetlag – era la semana de bienvenida a los nuevos estudiantes de grado en el campus: un montón de familias enteras venían a acompañar a sus hijos a instalarse y participaban de numerosas actividades organizadas por animadores de la universidad. A los chavales, se les veía contentos pero bastante menos que a los padres: esos padres que descansaban tranquilos sabiendo que llegados a ese punto muy mal lo tenían que hacer sus hijos para que les fuera a faltar nada en el futuro. Estos pensamientos le vendrían al hacer un repaso mental de las carreras de algunas personas que estudiaron  aquí y que han transcendido. Y es que, que Estados Unidos es el país de las oportunidades puede comprobarse al echar un rápido vistazo a la lista de gente que ha estudiado algo en Harvard: Barack Obama, Mark Zuckerberg, Bill Gates, Natalie Portman, Hilary Duff y yo.

IMG_20160823_195937

¡Uuuuyyy! Casi…aciertan con mi nombre

Sé que os encanta que me pasen cosas del tipo: meter la pata, no entender situaciones y/o encuentros varios con las fuerzas del orden ya sea por la calle, ya sea en aeropuertos. Siento comunicaros que soy ya muy ‘cosmopolita’ y paso bastante desapercibida entre la sociedad americana – me sigue encantando hacerme la sorprendida cuando alguien me habla directamente en castellano diciéndoles: “pero, ¿y cómo sabes que hablo español?” y así…Aunque empiezo a sospechar que esta broma sólo me hace gracia a mí -. La buena noticia, es que ahora mismo en Estados Unidos “están pasando cosas” como dice Guillermo Fésser. Y es que me va a pillar aquí todo el final del proceso electoral americanoy al parecer, otra vez el “refinitivo” final del proceso electoral español -. ¿Que por qué eso es una buena noticia? Pues ahora mismo no sé, pero oye, igual sale alguna historia entretenida de eso para que cuente aquí.

Reflexión de Hoy:

Pero, ¿qué hago yo aquí?

Oscars 2015 o No Levantar Cabeza Fuera de USA

Estándar

A ver, que han sido los Oscar ya lo sabéis. Pero no sabéis mi opinión (o igual sí, pero de algo tenía que escribir) y es que resulta, que desde que volví de EEUU no levanto cabeza. Eso y que sé que mi vida en Madrid no os interesa lo más mínimo, provoca que el número de post haya caído en picado.

Bye_America

Que la becaria echa de menos América, lo sabéis de sobra. Estoy pensando en abrir un crowdfunding para volverme

El caso, que un año más Clarásofa (latesisbiengracias.wordpress.com) y yo, nos hemos dedicado a seguir toda la carrera de lo que nos gusta llamar #lOSClARS2015 . Y así en resumen, os diré lo que me ha parecido este año: una MIERDA. Y es por eso que es precisamente en este año y no en otro, que quiero aprovechar para reivindicar los Oscar de la Academia Americana de Cine como unos premios justos (dentro de todo lo justos que pueden ser unos premios). ¿Que igual son más justos los premios de la Academia de cine Islandés? pues mira, quizá, pero entenderéis que no esté puesta en ello.

o-TELETEXTO-570

FUENTE: @mafaldagonzalez: “El ‘que ya ves tú’ que emocionó a Spielberg “

Y es que este pantallazo del teletexto – ¿quién me iba a decir  a mí que haría esta afirmación en la era 4.0? – tiene TODA la razón: ¡qué mal llevamos que no ganen nuestros favoritos! Y eso es lícito: que yo le habría dado un ‘Guión Original‘ a Nightcrawler, una ‘Mejor Actriz‘ y algo más a Gone Girl, no habría dejado que Foxcatcher se fuera de vacío y, por supuesto, me hubiera encargado de no ningunear a Interstellar. Pero, lamentablemente (aún) no me mandan las películas ni las claves a mi casa directamente desde Los Ángeles, para que haga mis votaciones sobre quiénes quiero que se lleven la estatuilla cada otoño en el Dolby Theatre (antes Kodak Theatre, que molaba más).

Y entonces, pienso: ¿quiénes son esos malditos que no han dado los premios como yo he querido? Seguro que es gente que no tiene ni idea -me digo yo a mí misma para reconfortarme-. Pues son esos sujetos llamados: Académicos. El número de académicos actualmente supera las 6000 personas. La Academia está dividida en 17 ramas y sólo puede accederse por invitación (doble) o si consigues ser nominado a un Oscar. Se trata de un puesto vitaliciobueno, según esto parece que  pueden saber un poco de lo que va el cine y tal, ¿no? -.

sleeping_grandad

Académico medio asistiendo al visionado de su copia personal e intransferible de Boyhood

Una acusación muy típica es la de que los académicos son señores muy mayores que no se enteran de lo que “le gusta a la basca” de hoy en día. Pues bien, según cálculos de Los Ángeles Times: el 94% de los académicos son blancos, el 77% hombres, el 86% supera los 50 años y la media de edad ronda los 62 años (por la maldita manía que tiene esta gente de no morirse). Sólo el 33% de ellos, son miembros por haber sido nominados previamente. – Pues sí, parece que no se trata de gente súper moderna que disfruta hablando en Twitter de lo MUY genial que era el plano secuencia de la primera temporada de True Detective pero entre nosotros, con esto estuvimos demasiado pesaditos, ¿eh? – .

americansniper

Aquí Bradley Cooper en American Sniper: Nominado por tercera vez consecutiva a un Oscar por actuar muy bien como si sostuviera a un bebé real cuando en realidad se trata de un muñecote. No os perdáis la Secuencia completa. ¡ESCALOFRIANTE!

En mi opinión, lo más valioso de todo esto es que cada miembro sólo puede votar en la ronda de nominaciones para su rama (es decir, si eres actor votas sólo en los premios de interpretación), aunque para la ronda de votos de ganadores, todos los miembros pueden votar a todas las categorías excepto a los cortos, a documental (que creo que recientemente se ha abierto) y a película extranjera (existe un comité específico para esto).

Funny-Ugly-Old-People

Académico medio sonríe divertido tras ver a Michael Keaton corriendo por Times Square en Birdman

A pesar de que como cada mañana post-Oscar tengo que escuchar en un montón de medios eso de: “ganaron los favoritos”o, lo que es lo mismo: he cogido el corte del montaje del año pasado de la noticia de los Oscar, he cambiado los nombres propios y he dejado el cuerpo del mensaje – mantengo que suelen colarse sorpresas, esto es, resultados no predichos.  En mi opinión, esto dota de cierto atractivo a los premios. Hace un mes, se hablaba de Boyhood como favorita y se usaba el argumento de que los señores Académicos considerarían la película del siempre prepotente Iñárritu como inapropiada y demasiado crítica. Hoy ya a penas nos acordamos de eso, y dentro de 10 meses menos, así que habrá otra serie de predicciones erróneas basadas en intentar imaginar lo que estas supuestamente “mayores, conservadoras y fácilmente predecibles” 6000 personas habrán votado. Por supuesto, ningún dato oficial sobre los resultados de las votaciones es publicado por parte de la Academia, dejándonos así más espacio para elucubraciones con más o menos sentido pero, en eso consiste el juego: ¡esto es Hollywood, amigos!

Reflexiones de hoy: 

  1. No siempre que no ganen nuestros favoritos tenemos que tirar por tierra los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, que tan buenos ratos nos dan.

    IdinaVSTravoltaGIF

    SCARY!

  2. Que a Richard Linklater alguien tendría que haberle dado un premio de algo, porque menuda adolescencia mala le tiene que estar dando Lorelei.

    lorelei

    Lorelei de buenas

  3. Que una gala sin Jennifer Lawrence, NO es una gala.JLawVSMeryl
  4. Y, que a pesar de todo lo que he dicho, claramente la derrota de Rosa de España en Eurovisión 2002 fue injusta y el culpable no fue sólo el sistema de votación.

Giro_de_Geno_en_Eurovisi_n_2002

Hacer Amigos o El ‘Thanksgiving’

Estándar

A la pregunta: “pero…¿tú a qué has ido a EEUU?“, las respuestas podrían ser varias:

– La protocolaria: “pues a aprender nuevas técnicas interesantes para mi doctorado” – La más esperada: “pues a hacer mucho CV” – La happy-way-of-life: “pues a conocer nuevas culturas que me llenen y alegren el alma” – La que piensa la becaria: “pues a conocer gente y a hacer amigos

¡Y es que es verdad! Lo de ir al laboratorio todos los días no es lo que más mola, lo mejor es sin duda conocer gente. De post anteriores ya sabéis que desde que llegué estoy muy concienciada en que los ‘best friends forever’ no los puedo hacer así de sopetón porque los asusto, y no es plan. Así que desde esta madurez que me embarga y de la que hago gala a ratos cortos e imprevisibles, decidí diseñar una logística para hacer amigos que quiero compartir con vosotros por si a alguien le fuera de ayuda o quisiera completarla:

1. SPORTS BAR: Seguir a tu equipo favorito. A la gente aquí le encanta ir a estos bares a pasar la tarde, así que mis primeros dólares en papel fueron a parar a la Peña Madridista de Boston (Florentino, espero que algún día tengas esto en cuenta y me regales un ‘argo’), donde conocí a un montón de gente. Vale, sí, tenéis razón, no os puedo garantizar que haya una peña del Hércules C.F., en ese caso, os animaría a que os aficionarais al fútbol americano. Da igual que no entendáis cada regla ni que os parezca lento, siempre es un espectáculo y eso es debido a la capacidad que tienen aquí de hacer de algo que parece un mojón algo divertido. Y si no ahí tenéis el béisbol, que ya me diréis a priori qué tipo de deporte divertido puede ser uno cuyo mejor jugador sea un tipo con barriga cervecera… Y, sin embargo, yo me lo pasé estupendamente en el estadio.

broncos

La becaria es “muy fans” de los Broncos de Denver (Colorado): “Go, Broncos, Go!”

2. MEET UP: resulta que tocas la balalaika y estás muy interesado en conocer a gente con esta misma pasión o bien siempre has querido aprender a bailar tango vestido de rojo o, quizá querido lector, lo que más te guste sea practicar el morse (Sí. Ya. Porque es una pena, que se está perdiendo mucho). Entonces… ¡Esto es lo que estabas buscando! Es una página en la que según las aficiones que selecciones en tu perfil, te indica qué grupos pueden interesarte en tu área y, estos grupos, organizan eventos de manera periódica. Os animo a echar un vistazo a la web para que comprobéis por vosotros mismos la rareza de algunos grupos.

3. ESTUDIANTES INTERNACIONALES: por supuesto, si estuviese en ‘un Erasmus’ tooodo sería más fácil, porque al final esto va de que siempre es más sencillo conocer a gente si estáis en una situación parecida. A falta de esto, yo recurro a ir a todo acto que lleva incorporado “Estudiantes Internacionales” en su convocatoria. Y así fue como conocí a mi primer ‘mejor-amigo-en-toda-América’. Primero, os explico en qué consiste esta técnica: por supuesto, en dos días no vas a hacer un súper-mejor-amigo pero, la clave está en reducir el radio de acción de tu amistad hasta que la afirmación que haces sea real, en mi caso, nada más llegar era fácil que cualquier amigo por nuevo que fuera se convirtiera en mi “mejor-amigo-en-toda-América” , así que durante mi reunión de orientación en la universidad conocí sólo a: un doctorando en filosofía con problemas de reacción, un alemán altivo, un británico al que no entendía y un sueco que preguntó a la orientadora si nos daban el visado si nos casábamos con un ciudadano estadounidense (exactamente la misma pregunta que yo planeaba hacer). Así que, mi primer “mejor-amigo-en-toda-América” fue un sueco nuevo en la universidad y en la ciudad, como yo. Hablo en pasado porque al poco tuve que cambiar, que el chico es todo lo simpático que un sueco puede ser, ha hecho incluso bromas (presionado por el hecho de que era mi “mejor-amigo-en-toda-América” y se lo decía todo el rato) pero pronto cayó en las redes del MIT y se le ocurrió que eso de comer le llevaba mucho tiempo y que mejor tomaba sustitutivos alimenticios diluidos en agua para poder trabajar más (a día de hoy tiene problemas estomacales, y está trabajando menos que si comiera como EstáMandao. Y, por si fuera poco, tiene que escucharme a mí de vez en cuando diciéndole que yo tenía razón en mis advertencias). He de reconocer que hacer amigos en esta universidad es algo ciertamente complejo, porque aquí lo que se hace es trabajar, comer y dormir poco (Y algunos ya habéis leído que tampoco comen).

4. HOUSEMATES: Esto amigos, es una lotería. En mi caso, tuve mucha suerte porque vivo con mucha gente y eso, incrementa las posibilidades de éxito. La mayoría de mis compañeros son americanos de diferentes partes. Todos son muy agradables conmigo, pero la parte del ‘What’s going on?’ ya os la sabéis (y si no, la leéis. Que no voy a repetir, HombreYa). A partir de aquí, hay que hacer una selección en busca de nuestro “mejor-amigo-en-toda-América”  y para ello os aconsejo seguir una pauta que suele funcionar: buscar a aquellos que hayan vivido fuera del país o bien, hayan hecho el esfuerzo de aprender otro idioma… Y en cuanto fijéis vuestro objetivo ya sabéis: a presionar con el “que eres mi mejor-amigo-en-toda-América”. A mí me está yendo bien, si a vosotros no, no me hago responsable. Me ha funcionado tan bien que incluso conseguí uno de mis objetivos cuando llegué aquí: una invitación para pasar Thanksgivin con una verdadera familia americana, con la hospitalidad que les caracteriza y… ¡EN COLORADO!. Y, –¡Campos de soledad, mustios collados!-…¡No pude ir!. Y vosotros, desalmados, quizá esteis pensando: “pero… si eso del Thanksgivin en España no se celebra y a ti te tiene que dar igual“. ¡Pues no, listos! En primer lugar, hay estudios que explican como un asturiano que venía en barco de colonizadores celebró la primera cena de Acción de Gracias en Florida, cocinando una especie de cocido raro (muy fuerte el tema) y, en segundo lugar, os querría ver yo a vosotros saliendo a la calle un día de Acción de Gracias aquí: Todo está cerrado incluídos los Starbucks (pero, Chinatown permanece abierta y a su rollo -como siempre-), el metro baja su frecuencia y la única gente que viaja va cargada de ‘tuppers’ con su aportación para la cena que celebran en otra casa. En definitiva, es como si fuera Nochebuena y no tuvieras con quién ir y es por eso que se palpa el drama en cada rincón. Lo único que puedes hacer es sentirte desdichado. Y así fui yo, arreglada y limpita a la calle, pero con cara de desdichada.

Little_Anna

La Becaria en Thanksgiving sintiéndose desdichada nivel: llevarse la mano a la frente

Tal cara de desdichada debía llevar que un señor (¿homeless?) del metro me quería dar una moneda “por Thanksgivin” me decía. Y la gente allí mirando y que no entendían nada. Y yo, mirando a la gente… y que no entendía yo tampoco nada. Dudé un poco de mis pintas y haciéndome la guiri: “no entiendo, no entiendo” salvé la situación (a veces hay que sacar este truco a la palestra).

Final y felizmente, un grupo de nacionalidades heterogéneas pero con dominancia española me adoptó, así que mi desdicha y yo acudimos a una cena de Thanksgivin: y comí mi pavo, mi cosa naranja rica de calabaza, la otra cosa rica blanca, mi pastel de manzana, bailé Shakira, canté “Rosa María” por Camarón –pero con mucha influencia de Rosarillo Flores, que también hay que decirlo– y tó eso (Y se me pasó un poco el sofoco). 

joeyThanksgiving

Creo que no es necesario añadir nada más con respecto a cuánto comí

Reflexión de hoy:

“Perdón a todos los afectados por la “desdicha de la becaria”. Se comenta que a eso de las 10 de la noche (hora local de Boston) ya más de un tercio de la población mundial conocía que, efectivamente, no había podido ir a Colorado a pasar el Thanksgivin con una familia real americana y que, me sentía…pues ¡muy desdichada!”