Hacer Amigos o El ‘Thanksgiving’

Estándar

A la pregunta: “pero…¿tú a qué has ido a EEUU?“, las respuestas podrían ser varias:

– La protocolaria: “pues a aprender nuevas técnicas interesantes para mi doctorado” – La más esperada: “pues a hacer mucho CV” – La happy-way-of-life: “pues a conocer nuevas culturas que me llenen y alegren el alma” – La que piensa la becaria: “pues a conocer gente y a hacer amigos

¡Y es que es verdad! Lo de ir al laboratorio todos los días no es lo que más mola, lo mejor es sin duda conocer gente. De post anteriores ya sabéis que desde que llegué estoy muy concienciada en que los ‘best friends forever’ no los puedo hacer así de sopetón porque los asusto, y no es plan. Así que desde esta madurez que me embarga y de la que hago gala a ratos cortos e imprevisibles, decidí diseñar una logística para hacer amigos que quiero compartir con vosotros por si a alguien le fuera de ayuda o quisiera completarla:

1. SPORTS BAR: Seguir a tu equipo favorito. A la gente aquí le encanta ir a estos bares a pasar la tarde, así que mis primeros dólares en papel fueron a parar a la Peña Madridista de Boston (Florentino, espero que algún día tengas esto en cuenta y me regales un ‘argo’), donde conocí a un montón de gente. Vale, sí, tenéis razón, no os puedo garantizar que haya una peña del Hércules C.F., en ese caso, os animaría a que os aficionarais al fútbol americano. Da igual que no entendáis cada regla ni que os parezca lento, siempre es un espectáculo y eso es debido a la capacidad que tienen aquí de hacer de algo que parece un mojón algo divertido. Y si no ahí tenéis el béisbol, que ya me diréis a priori qué tipo de deporte divertido puede ser uno cuyo mejor jugador sea un tipo con barriga cervecera… Y, sin embargo, yo me lo pasé estupendamente en el estadio.

broncos

La becaria es “muy fans” de los Broncos de Denver (Colorado): “Go, Broncos, Go!”

2. MEET UP: resulta que tocas la balalaika y estás muy interesado en conocer a gente con esta misma pasión o bien siempre has querido aprender a bailar tango vestido de rojo o, quizá querido lector, lo que más te guste sea practicar el morse (Sí. Ya. Porque es una pena, que se está perdiendo mucho). Entonces… ¡Esto es lo que estabas buscando! Es una página en la que según las aficiones que selecciones en tu perfil, te indica qué grupos pueden interesarte en tu área y, estos grupos, organizan eventos de manera periódica. Os animo a echar un vistazo a la web para que comprobéis por vosotros mismos la rareza de algunos grupos.

3. ESTUDIANTES INTERNACIONALES: por supuesto, si estuviese en ‘un Erasmus’ tooodo sería más fácil, porque al final esto va de que siempre es más sencillo conocer a gente si estáis en una situación parecida. A falta de esto, yo recurro a ir a todo acto que lleva incorporado “Estudiantes Internacionales” en su convocatoria. Y así fue como conocí a mi primer ‘mejor-amigo-en-toda-América’. Primero, os explico en qué consiste esta técnica: por supuesto, en dos días no vas a hacer un súper-mejor-amigo pero, la clave está en reducir el radio de acción de tu amistad hasta que la afirmación que haces sea real, en mi caso, nada más llegar era fácil que cualquier amigo por nuevo que fuera se convirtiera en mi “mejor-amigo-en-toda-América” , así que durante mi reunión de orientación en la universidad conocí sólo a: un doctorando en filosofía con problemas de reacción, un alemán altivo, un británico al que no entendía y un sueco que preguntó a la orientadora si nos daban el visado si nos casábamos con un ciudadano estadounidense (exactamente la misma pregunta que yo planeaba hacer). Así que, mi primer “mejor-amigo-en-toda-América” fue un sueco nuevo en la universidad y en la ciudad, como yo. Hablo en pasado porque al poco tuve que cambiar, que el chico es todo lo simpático que un sueco puede ser, ha hecho incluso bromas (presionado por el hecho de que era mi “mejor-amigo-en-toda-América” y se lo decía todo el rato) pero pronto cayó en las redes del MIT y se le ocurrió que eso de comer le llevaba mucho tiempo y que mejor tomaba sustitutivos alimenticios diluidos en agua para poder trabajar más (a día de hoy tiene problemas estomacales, y está trabajando menos que si comiera como EstáMandao. Y, por si fuera poco, tiene que escucharme a mí de vez en cuando diciéndole que yo tenía razón en mis advertencias). He de reconocer que hacer amigos en esta universidad es algo ciertamente complejo, porque aquí lo que se hace es trabajar, comer y dormir poco (Y algunos ya habéis leído que tampoco comen).

4. HOUSEMATES: Esto amigos, es una lotería. En mi caso, tuve mucha suerte porque vivo con mucha gente y eso, incrementa las posibilidades de éxito. La mayoría de mis compañeros son americanos de diferentes partes. Todos son muy agradables conmigo, pero la parte del ‘What’s going on?’ ya os la sabéis (y si no, la leéis. Que no voy a repetir, HombreYa). A partir de aquí, hay que hacer una selección en busca de nuestro “mejor-amigo-en-toda-América”  y para ello os aconsejo seguir una pauta que suele funcionar: buscar a aquellos que hayan vivido fuera del país o bien, hayan hecho el esfuerzo de aprender otro idioma… Y en cuanto fijéis vuestro objetivo ya sabéis: a presionar con el “que eres mi mejor-amigo-en-toda-América”. A mí me está yendo bien, si a vosotros no, no me hago responsable. Me ha funcionado tan bien que incluso conseguí uno de mis objetivos cuando llegué aquí: una invitación para pasar Thanksgivin con una verdadera familia americana, con la hospitalidad que les caracteriza y… ¡EN COLORADO!. Y, –¡Campos de soledad, mustios collados!-…¡No pude ir!. Y vosotros, desalmados, quizá esteis pensando: “pero… si eso del Thanksgivin en España no se celebra y a ti te tiene que dar igual“. ¡Pues no, listos! En primer lugar, hay estudios que explican como un asturiano que venía en barco de colonizadores celebró la primera cena de Acción de Gracias en Florida, cocinando una especie de cocido raro (muy fuerte el tema) y, en segundo lugar, os querría ver yo a vosotros saliendo a la calle un día de Acción de Gracias aquí: Todo está cerrado incluídos los Starbucks (pero, Chinatown permanece abierta y a su rollo -como siempre-), el metro baja su frecuencia y la única gente que viaja va cargada de ‘tuppers’ con su aportación para la cena que celebran en otra casa. En definitiva, es como si fuera Nochebuena y no tuvieras con quién ir y es por eso que se palpa el drama en cada rincón. Lo único que puedes hacer es sentirte desdichado. Y así fui yo, arreglada y limpita a la calle, pero con cara de desdichada.

Little_Anna

La Becaria en Thanksgiving sintiéndose desdichada nivel: llevarse la mano a la frente

Tal cara de desdichada debía llevar que un señor (¿homeless?) del metro me quería dar una moneda “por Thanksgivin” me decía. Y la gente allí mirando y que no entendían nada. Y yo, mirando a la gente… y que no entendía yo tampoco nada. Dudé un poco de mis pintas y haciéndome la guiri: “no entiendo, no entiendo” salvé la situación (a veces hay que sacar este truco a la palestra).

Final y felizmente, un grupo de nacionalidades heterogéneas pero con dominancia española me adoptó, así que mi desdicha y yo acudimos a una cena de Thanksgivin: y comí mi pavo, mi cosa naranja rica de calabaza, la otra cosa rica blanca, mi pastel de manzana, bailé Shakira, canté “Rosa María” por Camarón –pero con mucha influencia de Rosarillo Flores, que también hay que decirlo– y tó eso (Y se me pasó un poco el sofoco). 

joeyThanksgiving

Creo que no es necesario añadir nada más con respecto a cuánto comí

Reflexión de hoy:

“Perdón a todos los afectados por la “desdicha de la becaria”. Se comenta que a eso de las 10 de la noche (hora local de Boston) ya más de un tercio de la población mundial conocía que, efectivamente, no había podido ir a Colorado a pasar el Thanksgivin con una familia real americana y que, me sentía…pues ¡muy desdichada!”  

Anuncios

3 comentarios en “Hacer Amigos o El ‘Thanksgiving’

  1. Javier Rendón González

    Hola. Soy Javier Rendón, reportero de Finanzas Personales en el periódico El Economista. Estoy haciendo una nota sobre estudiar en el extranjero. Me gustaría saber tu experiencia en cuanto a la organización de tus finanzas en otro país (Supongo que es un tema vital porque rara vez un estudiante llega con mucho dinero y los precios de las cosas suelen cambiar). Si te parece la idea, podrías responderme estas 3 preguntas, y mandarlas a mi correo (javier.rendon@eleconomista.mx /javier.rendon.gonzalez@outlook.com)

    1- Datos generales: Nombre, edad país donde resides, qué estudias o en qué trabajas.
    2- La vida es más cara dónde vives? Eso ha afectado la forma en que gastas tu dinero?
    3- Qué consejos darías administrar bien tu dinero y recursos cuando estudias en el extranjero?

    Muchas gracias de antemano!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s