El Choque Cultural o el ‘What’s going on?’

Estándar

NOTA: La imagen en portada obedece a una frase que viene de una serie británica…Quizás no pega mucho con esto, pero me gusta y la he puesto ¡y punto en boca!

He estado en una “Conferencia de Bienvenida a Estudiantes Internacionales” organizada por la universidad. Sí, ahora en Noviembre. Los asistentes éramos principalmente europeos y algún que otro americano no estadounidense. Los asiáticos pasaron del tema, que ellos no quieren ni necesitan ser bienvenidos ni nada, que para eso son mayoría aquí (también). Especialmente, lo que nos contaron fue un resumen de costumbres norteamericanas que desde la organización entienden que podrían sernos ajenas.

  • LA PRIMERA:“What’s going on?”. Si un americano te dice eso, quiere decir básicamente que tú debes contestarle…nada. O algo muy corto o incluso repetirle la misma frase. El saber esto cuando llegué me habría sido bastante útil, las cosas como son. Porque para la gente que venimos con ganas de hacer amigos y con unas necesidades comunicativas muy altas que no se ven cubiertas debido a la barrera idiomática, el escuchar un “What’s goin’ on?” al llegar al laboratorio por la mañana es que cae como agua de mayo, y claro, empiezas ahí a contar tu vida, tus cosas y bla bla (y en inglés, con el tiempo que me lleva y la paciencia que le requiere al que escucha y tal…) y lo primero que pasa es que el que te ha preguntado pone cara de susto porque no se lo esperaba, luego vienen unos segundos de confusión y finalmente, trata de disuadirte o te dice que tiene mucha prisa. Se han dado casos en que el “What’s goin’ on?” se produce en movimiento o a la carrera (para evitar posibles respuestas, supongo).
Yo solo

Se lo prometo, doctor. Yo solo le dije “What’s going on?” y se puso a contarme no sé qué de su vida en respuesta, ¡como si me interesara lo más mínimo! ¿Por qué? ¿POR QUÉ?

  • LA SEGUNDA: “El saludo”. Sí amigos, aquí también ocurre. Al principio esto de llegar a un sitio (tanto en el trabajo en España como fuera de las fronteras) y no saber si te van a dar la mano o dos besos me causaba desazón. Ahora ya es que me da un poco igual, porque he comprobado que pasan más vergüenza ellos que yo (no soy yo a la que el contacto físico le da ‘cosica’). Los estadounidenses tienen una variante sobre el resto de europeos-no-mediterráneos en lo del saludo que mola mucho: el abrazo americano. Esto es, que o bien aprovechando la sacudida de manos o bien ya desde la distancia, hacen el ademán de irte a abrazar. Y pobre de ti como no te lo esperes, o peor, como te emociones, porque en ese caso les asustarás. Para que lo entendáis, para nosotros los mediterráneos “el abrazo americano” es como quien tiene un tío en Alcalá: que ni tiene tío ni tiene ná (perdonad, pero es que quiero rescatar el refranero popular para los post, que mi compañera china no hace más que darme papelitos de proverbios de esos de las galletas y creo que me está contaminando mi sapiencia basada en la España profunda), o sea, que tienes que dejar suficiente espacio al dar el abrazo para que apenas haya contacto.
Galleta-de-la-Fortuna

Traducción literal (más o menos): “Tiempo no aprovechado, viento que ha pasado”.

  • LA TERCERA: el “Choque Cultural”. Esto quiere decir que dependiendo de cada cual, después de unas semanas o meses viviendo en tu nueva ciudad experimentas una caída brutal en la satisfacción que esta nueva experiencia te está reportando y entonces, todo te parece que comienza a ir mal: empiezas a culpar de tu insatisfacción al país y a la nueva cultura a la que te enfrentas; le coges manía a los ciudadanos de ése nuevo país y evitas relacionarte con ellos, mareas a tu familia y a tus amigos, pasas horas al Skype con tu cabeza más en tu país de origen que en el que te encuentras e incluso, en casos extremos, en un entorno tan competitivo como la investigación aquí se te puede acabar yendo de las manos todo (MIT has one of the student highest suicide rates) y esto es, en gran parte, lo que con estas charlas intentan evitar y, posiblemente, por eso es dos meses después del inicio del curso académico.
shock_cultural

El Shock Cultural, que gracias al dinero que destina el MINECO a estancias predoctorales, a los estudiantes españoles no nos da tiempo ni a olerlo.

Al finalizar la charla, nos invitaron a que tomáramos unos aperitivos y a que hiciéramos nuevos amiguitos. Y yo, que no se me escapa un piscolabis gratis en todo el ‘Boston Area’, allí estaba: comiendo fruta y queso. Tanteé un par de grupos, uno del tipo: “YO es que hago esto que es SÚPER importante para la supervivencia de la raza humana en la Tierra” (tengo ya demasiado de esto a mi alrededor habitualmente como para escuchar una más en mi tiempo libre) y otro del tipo: “YO he fundado esta empresa que es mejor que la tuya, Y LO SABES” (esta conversación con americanos la llevo bien pero con depende qué europeos…No, gracias), así que cuando escuché a un par hablando castellano allí que fui con mi queso y mi fruta. Y una ‘cookie’, que me la guardé para luego en casa, que aquí se cena muy pronto y claro, antes de dormir me apetece tomar algo (que no os preocupéis que normalmente no como galletas antes de dormir y que no, que no me estoy poniendo vaca-burra, pero para un día que cojo una galleta ya me estáis juzgando, como-si-os-viera ¡desalmados!). Eran un chaval colombiano que había vivido en un montón de países diferentes, ¡incluido Rusia! (R-E-S-P-E-C-T) y una chica argentina tan embarazada como indignada, según sus propias palabras: “Estoy en el punto más bajo de la gráfica esa del shock cultural“. Y es que, me siento tremendamente cercana a los argentinos con esa manera, a veces tan catastrofista, de expresarse. La pobre decía que los estadounidenses “son unos caretas” y “unos boludos” y estaba convencida de que tan felices y tan bien no les podía ir todo como decían, desconfiaba de la gente tan positiva (Y es que, si yo ya tengo mis reacciones imprevisibles cuando me va a bajar la regla no quiero ni imaginarme en pleno choque cultural y con las hormonas locas por un embarazo en otro país).

Reflexión de hoy:

“No os preocupéis por mí, que el doctorado no me va a quitar la vida…No puedo decir lo mismo de mi sentimiento de artista frustrada” * 

*Si alguien está interesado en lanzar mi carrera como vedette a lo Norma Duval o a lo Lina Morgan o algo: CONTACTO AQUÍ

Anuncios

7 comentarios en “El Choque Cultural o el ‘What’s going on?’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s