París II o Los Parisinos

Estándar

Review Esta entrada llega totalmente fuera de tiempo, pero, una vez más, primero por unas cosas y, luego, por otras, todas ajenas a mi persona, me he retrasado muchísimo.

Podría hablar de muchas cosas que vi en París, pero, realmente no aportaría nada a lo que seguro ya conocéis u os han contado, por eso, prefiero aportar algo nuevo a la visión de esta capital europea que podáis tener, para ello no quería dejaros sin conocer a los verdaderos protagonistas de aquel viaje a París (que hice casi mil años ya y nadie se acuerda, claro): Los Parisinos.

On se rappelle les chansons.
Un soir d’hiver, un frais visage,
La scène à marchands de marrons,
Une chambre au cinquième étage,
Les cafés crèmes du matin,
Montparnasse, le Café du Dôme,
Les faubourgs, le Quartier latin,
Les Tuileries et la Place Vendôme.
Paris, c’était la gaieté, Paris,
C’était la douceur aussi.
C’était notre tendresse.
Paris, tes gamins, tes artisans,
Tes camelots et tes agents
Et tes matins de printemps,
Paris, l’odeur de ton pavé d’oies,
De tes marronniers, du bois,
Je pense à toi sans cesse.
Paris, je m’ennuie de toi, mon vieux.
On se retrouvera tous les deux,
Mon grand Paris.


Distinguimos tres grandes grupos: los parisinos parisinos, los parisinos menos parisinos y los grupos especiales.

Básicamente, los dos primeros hablan por sí solos, por ello me centraré en el tercer grupo: los especiales. Para encontrar a los especiales no hay que buscarlos en destinos complicados, al revés, los turistas nos hartaremos de encontrarlos de manera fácil, sencilla y, con toda la familia si así lo queremos.

El primero de los grupos especiales es el de “Las_Esmeraldas_venidas_a_menos” (R).

Las podemos encontrar delante de la hermosa catedral de Nôtre-Dame. Van ataviadas con…¡¿Qué más da?! no es necesario, os prometo que las reconoceréis…Nosotros los españoles somos más de verlas con un ramito de romero en la mano, pero, en esencia, es lo mismo.

De hecho, es conocido el caso de una española que, tras percatarse de que alguna de nuestras protagonistas le había sustraído del bolso su cartera, se dirigió airada hacia ellas, les profirió hirientes insultos en su lengua materna (aunque dominaba el idioma de Dumas) y algún que otro golpe con el dicho bolso. Tras aquello recuperó lo perdido y cada una por su lado. “Las_Esmeraldas_venidas_a_menos” comprendieron que es más fácil robar a un “guiri” que a un español, que ya se las sabe todas y vienen entrenados “de casa”.

El siguiente grupo al que nos referiremos : “las_sordomudas_parlantes”. Son las reinas del Sacre Coeur. Vas paseando tranquilamente y se te plantan delante con sus bolígrafos y papeles. Resulta que son sordo-mudas, pero claro, no es estrictamente cierto, porque si te fijas, instantes antes de asaltar a cualquier turista permanecen en grupos charlando animadamente…En fin, con tener cuidado con las carteras y no ceder a su insistencia es suficiente, una prueba  mucho más sencilla que la de Notre Dame.

Después, y, repartidos por todo París, están los “Hooligans_de_las_Torres”. Se organizan, eligen a sus víctimas, y corren todos juntos hacia ellas para intentar vender las torrecitas_llavero de la Torre Eiffel…No alcancé a entender porqué van todos juntos, yo es que creo que van de cachondeo, les da casi igual vender, se lo pasan genial, e incluso puede establecerse un buen rollo (tampoco relajarse con las pertenencias, ojito) entre ellos y tú cuando no les compras y les hablas en tu idioma que ellos chapurrean.

Por último, pero  no menos importantes “Los_Pulseristas”. Abundan en Montmartre. Van armados con decenas de pulseritas, generalmente horrendas, en una mano, la otra permanece libre. Cuando divisan a su víctima, corren hacia ella, colocándole la pulserita e incluso llegando a atarla a su muñeca. ¡Cuidado! este género es bastante agresivo verbalmente: conocen multitud de insultos en multitud de lenguas (también es cierto que resulta divertido el acento que le ponen a: “cabrón”, “tonto”, etc.). La única manera de intentar ganarles en la batalla es llevando los brazos pegados al cuerpo, escondidos en los bolsillos de un abrigo o, como haría un buen amigo mío, con dos móviles: uno en cada mano.

Y…Esto es toooooodo amigos, espero que esto sea de utilidad en vuestras futuras visitas a París. Sé que la entrada es sosa, pero prometo solemnemente que nada ni nadie me arrebatarán  el tiempo necesario para escribir a menudo en este humilde blog.

Conclusión de Hoy: “Los grupos especiales están ahí, nos observan a cada paso que damos por París, pero…¡no tengáis miedo! en  Madrid es peor”

Anuncios

3 comentarios en “París II o Los Parisinos

  1. Por fin otro post. Claramente, tú sí que aprovechas las tardes del verano.
    Muy currada esta información que nos das. Se agradece tener otro punto de vista de París, fuera del oficial.

    Una pregunta ¿Tuviste la oportunidad de comprobar el metro a ver si había alguna versión autóctona de los viajeros sin destino fijo de Madrid?.

    Otra cosa que no me ha terminado de quedar clara es que si el grupo 3-a “las esmeraldas venidas a menos” echaba la buenaventura o no…

    Buen verano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s