París I o el Metro huele a Pis

Estándar

Madrid. Aeropuerto de Barajas. Terminal 4.
9.45 AM.

Volando, Volando,
a Mallorca  París voy, a Mallorca  París voy
Volando, Volando
a Mallorca   París voy con mi canción
Atención, Atención
próximo a despegar
el “Vuelo Quinientos dos”,
destino a Son San Juan l’aeroport d’Orly

(Review) Hola a todos. Sé que tengo muy abandonado el blog, pero motivos ajenos a mí han sido los culpables. Juro que cuando sea rica y famosa me pagaré un máster, pero un máster de esos que ni tienen exámenes ni trabajos ni nada, para que siempre me dejen tiempo para cosas más importantes como leer el ¡Hola! de la semana y escribir en este humilde blog.

Os preguntaréis qué es eso de la terminal 4, a dónde me dirigía. Pues bien, la respuesta es a París. La siguiente pregunta imagino que será ¿por qué?, y la respuesta es clara: a hacer lo de siempre, de becaria en un curso. Ya sabéis, en mi línea. Volvemos a la T4.

Mi vuelo sale a las 12.00, pero bueno, llego con tiempo, lo cual es motivo suficiente para que Iberia me obligue a hacer auto-checking. Lo hago. Son las 10.00 AM y me queda muuuuuuucha mañana por delante. Me pongo a caminar y me encuentro con Amaral, y notición: Iban perfectamente sobrios.

Me dirijo a mi puerta de embarque, queda hora y pico para que parta el vuelo. Me siento cerca a leer y escuchar la radio.

11.53 AM Extrañada porque nadie embarca descubro (¡Oh, desgracia!, ¡Oh, dolor!) que sin previo aviso han cambiado la puerta de embarque y ahora está justo al otro lado. Me pongo a correr como nunca nadie ha corrido con una mochila encima de 40 litros atravesando el eterno pasillo. Durante estos breves minutos no dejo de visualizarme a mí desmintiendo en mi casa, a mis amigos y en el propio Facebook mi viaje a París. Allí me dejan embarcar, y la tripulación me pregunta que dónde estaba y que si conocía a otros dos sujetos que, como yo, habían facturado pero no habían aparecido aún. No les contesto…Me he tragado el chicle en la carrera y no me sale la voz del cuerpo. Me cambian de asiento, hago levantar a toda la fila. Me siento, y me pongo a toser…el chicle, que como decía mi abuela, “se me ha debido pegar por ahí dentro”. Me siento observada. El señor de mi lado pide agua para mí…sigo tosiendo…me muero de verguenza. Al fin, en pleno vuelo se me pasa.

14.00 – Tomamos tierra. Por el altavoz nos dicen que hemos llegado con 15 minutos de retraso sobre el horario previsto porque algunos pasajeros habían embarcado tarde a pesar de haber facturado en hora. Paso verguenza otra vez.

14.35 – Recibo la maleta, sana y salva, con esos lacitos rosas chicle súper horteras que le había atado la noche anterior para que nadie confundiera su maleta con la mía.

14.40 – Entro a unos baños del aeropuerto. Eran chulísimos, con figuras pintadas a mano. A la entrada, había una mesita con una chica muy sonriente recibiéndome, y ahí me alegré, porque ya estaba en Francia, la tierra de tantos artistas, y qué buena idea, que ya desde el aeropuerto te reciban los primeros bohemios que han decorado los baños: Estos franceses, son únicos. Entro al baño; no encuentro el botón o cadena o similar para liberar la cisterna. Me veo obligada a salir. La chica de antes no me sonríe.

NOTA: En Francia, cuando te encuentras con las famosas_señoras_del_baño, hay que dejarles algo de dinero en un cestito que tienen…Es que no son artistas, porque no limpian por amor al arte.

15.00 – Me dirijo muy decidida a coger el tren hacia París, como si hubiese paseado miles de veces por esos pasillos.

15.07 – Me dirijo menos decidida en sentido opuesto, el tren es por el otro lado.

16.10 – Después de pagar 11€ llego a París, a la estación de Châtelet, donde me reciben unos señores vestidos de militares con unas metralletas al hombro.

NOTA: Los trenes y metro de París huelen a pis

16.50 – Llego a mi casa, en Gare de Lyon, al lado de Bastilla, vamos, céntrica céntrica.

Bueno, ahora voy a intentar hacer una guía de ‘andar por casa’ de París:

París es la capital de Francia, en Europa (me siento obligada a dar este dato desde que el otro día presenciara como unos puertas dejaron pasar a unos argentinos, que se identificaron como de Argentina a una fiesta erasmus en el Arco del Triunfo) . Pues eso, como cualquier gran capital europea que se precie se encuentra atravesada por un gran río: el Sena, al igual que ocurre con el Támesis en Londres o con el Manzanares en Madrid – que separa el Bronx=Usera de Legazpi – . En resumen, que París está dividida en: la parte norte del río, la parte sur del río y dos islitas. El centro de París está en la Bastilla, el motivo: yo vivía allí. Lo malo, que mis compañeros de curso vivían en los suburbios: la parte sur del río. Otro dato importante: si queréis preguntar dónde está el tren, no se pregunta por el tren, ni por el RER, hay que decirlo letra a letra: R-E-R.

Creo que por hoy ya he escrito suficiente. Espero que todos vosotros, mis queridos tres lectores, sigáis atentos a las próximas entregas de “la becaria en París”.

Conclusión de Hoy: “En la Terminal 4  de Barajas no llaman por megafonía”

Anuncios

5 comentarios en “París I o el Metro huele a Pis

  1. Clara

    ¡¡¡ME PARTO LOLA!!!
    A mi lo que más me llamó la atención en la búsqueda del tren (si, yo también sufrí los 11 euros y los voy para volver esos que te hacen sentir taaan inteligente) fueron la cantidad de negracos (que no negros, negracos y negracas) que había. Que ni el Bronx. Y que ni Usera!
    Ardo en deseos de enterarme del resto de tu viaje 🙂
    Supongo que como buena sanjuanista, andarás por aquí. ¿Nos vemos? Propón día.
    Saludos cordiales!! (y una palmadita en la espalda por tardona xD)

  2. Marta

    Lola!!!!!!!!! jajajaj, k bueno!!!! la moraleja es: mira cada 10 minutos que estas en la correcta puerta de embarque!!! jjajaja.
    Pero no cuentas na de tu estancia en Paris!!! Lo has dejado para otra entrada???? (ya sabes, el típico truco de todos los guionistas y escritores de contar las cosas por capítulos para extenderlo todo lo posible, jaja).
    Lo que no me puedo creer es que el metro de una super ciudad como Paris huela a pis…….no puede ser tia!! es la ciudad del amor….no puede oler a pis!!!
    Bueno, espero k hayas disfrutado y que disfrutes la semana santa tb y a ver si quedamos de una vez que tienes mucho que contarme!!!
    Un besito!!! 😉

  3. claro, claro…Marta, así somos los guionistas en potencia! jajaja
    Te prometo que huele a pis! otra persona ajena te lo puede asegurar: Clara! por favor! ratifica! que tú sabes lo que he vivido! jajaja

    sí…la próxima comprobaré enfermizamente lo de la puerta, ya lo hice en Orly, pero claro, es que allí las puertas están pegadas, pero como la T4 es gigante casi echo el hígado por la boca en la carrera.

    Bueno, os dejo, que tengo que preparar el hábito…jajaja

  4. el melendi

    Vaya tela, después de la que liaste en el avión y no pasa ná… y yo pa tres pelotis que me tomo y pedir que me pusieran la penúltima acabé saliendo hasta en los periódicos.

    Preparate, si algún día eres famosa y la vuelves a liar así ya estoy viendo al Mariñas despotricando sobre ti en DEC diciendo “el otro día la fariñas montó un show en Barajas que ni la Pantoja… por cierto ¡Hay que ver que bueno estás cantizano!”

    Un último apunte, pa mi que los dos que nunca llegaron a pillar el avión fueron los de Amaral que a esas horas y conociéndoles, se pusieron finos a carajillos y luego con el cambio de puerta se desubicaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s