Cómo se crea un mal día

Estándar

Miércoles por la mañana.

No demasiado frío.

No nieva.

It doesn’t show signs of stopping,and I’ve bought some corn for popping.The lights are turned way down low.Let it snow! Let it snow! Let it snow!”

Hoy voy a explicar cómo una sucesión de pequeños acontecimientos externos a mi persona, (sin comerlo ni beberlo) pueden provocar que lo que parecía ser un día normal, se convierta en un mal día.

Para empezar, la noche anterior me había acostado con la esperanza de no tener que venir hoy a Telefónica. Pero mis esperanzas no eran infundadas, es que volví a confiar en los servicios meteorológicos, que habían dicho que hoy nevaría en la Comunidad de Madrid. Pues bien, me levanto, subo la persiana, y el sol entra por mi ventana. Que incluso en el atubús traía los ojos entreabiertos porque me molestaban los rayos. Evento número 1: NO NIEVA, a pesar de las predicciones.

Después, como todos los días, salgo de casa, bajo las escaleras y, me dirijo hacia la estación de autobuses. Meto la mano en el bolso buscando algo para mirar la hora. Evento número 2: Se me olvida el móvil en casa. Después de unos segundos de intentar convencerme de que no lo necesito, dejo de engañarme, y vuelvo al piso a por él.

Por fin monto en el autobús, y ponemos rumbo a Madrid. En la tercera parada dentro de Alcalá, se sienta un señor a mi lado que parece ir a trabajar. Evento número 3: Huele mal. No quiero decir con esto nada, simplemente, que olía mal, con un olor de los de “ya toca lavar la ropita”…

Llegamos a Arturo Soria, bajo del autobús, tomo aire. Y me dirijo a tid por el camino de todos los días mientras voy escuchando la radio y pensando en mis cosas. Hasta que me topo con unos señores de “fosforito” que están en mi paso habitual. Cuál es mi sorpresa cuando veo que están montando algo, porque están clavando una infraestructura en el suelo, y leo: “Estamos mejorando tu ciudad. Disculpen las molestias”. Me desvío de la ruta, lo cual hace que tenga que esperar dos largos semáforos, de esos que te hacen sentir que en esa zona no quieren a los peatones, sólo a los coches.

Entro en tid, veo a mi amiga la recepcionista A, me acerco y le digo con ilusión: “¿Puedo pasar a hacerme la tarjeta?”, a lo cual me responde: “No. Hoy no han hecho. Inténtalo el jueves”. Evento número 4: TODOS los martes y jueves hacen las tarjetas, menos cuando fui yo a hacérmela que se rompió la máquina y estuvo más de dos semanas averiada. ¿Telefónica no quiere que me haga la tarjeta?

Bajo a la sala del camera café, echo en una máquina. Evento número 5: No cae la cucharilla.

Volvemos al despacho, y al rato, me entra hambre. Voy a mi bolso. Evento número 6: Se me ha olvidado el sandwich que me hice anoche con mucho cariño en la cocina.

Evento número 7: Se me bloquea el Internet Explorer. Vuelvo al Firefox.

Ha terminado mi jornada de hoy, recojo las cosas y bajo a la calle. Me dirijo a la parada del autobús, por mi camino de siempre, con la radio puesta y pensando en mis cosas. guardarrailesCuando me doy cuenta de que no puedo continuar. Evento número 8: Los hombres de fosforito que esta mañana me han cortado el paso, estaban poniendo unos guardarraíles en mi paso de todos los días, con lo cual, me obligan a dar una vuelta más larga que me hará esperar dos largos semáforos.

Conclusión de hoy: La suerte es de quien la tiene





Anuncios

5 comentarios en “Cómo se crea un mal día

  1. Una pequeña observación: Ayer cayó agua nieve en Madrid Cápital.

    Otra pequeña observación: Internet Explorer 6 es el único navegador permitido en Telefónica, o al menos en el único en el que garantizan que funcionan sus aplicaciones, pero con una extensión de Firefox que se llama IEtab puedes ver las páginas con Geeko (motor de Firefox) o con el motor de Internet Explorer.

    PD: Eres una fatalista.

  2. Los malos días ni se crean ni se destruyen, simplemente se transforman.

    En cualquier caso mientras no te pase nada peor puedes considerarlo un buen día.

  3. Marta

    Tia, despues de leer la entrada de hoy estoy por ir a comer contigo haber si te alegro un poco el dia!jajajaj
    Pero entonces….ya has salido???
    Y weno, haz caso al experto! :p

  4. raulgeta

    A mí el evento nº 8 me pilló por sorpresa ayer pero fui más valiente y crucé por encima… Resultado -> me enganché cuando ya lo había superado y tengo un moratón en la pierna, a la mierda los valientes xD

  5. jajajajjaa es que sí!! te pasaste de valiente!! ni yo! que tengo siempre intenciones suicidas cuando cruzo la calle lo intenté…y mira que no hay día que no me lo plantee, eh? jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s